CONFIEMOS

Cada día es tiempo de morir, cada hora es tiempo de perdonar y cada minuto es tiempo de amar. Morir a uno mismo, amar sin distinción y perdonar de todo corazón. Caminar sabiendo que encontraremos obstáculos los cuales venceremos con la fuerza de aquel que pagó el precio en la cruz. Y por débiles que seamos confiar que en nuestra debilidad El es fuerte. Jesús nos libra y nos consuela en nuestras tribulaciones, nos levanta cuando caemos e infunde de valor nuestras vidas.

Salmo 146:5
Dichoso aquel cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios.

No hay comentarios: