Como distinguir entre la Justificación y la Santificación

Por lo que respecta a la trama de la expiación por nuestros pecados, y el consiguiente perdón y justificación de nuestras personas, la obra es entera y exclusivamente de Dios. Cuando nos confesamos pecadores perdidos y confiamos en Cristo para que nos salve, estamos reconociendo con esa acción que no aportamos nada a nuestra nueva relación con Dios, salvo la necesidad que tenemos de ella, y esa es la pura verdad. Entramos en el favor del Señor, no pagando el precio del mismo, sino aceptando el regalo divino de una amnistía comprada con sangre.

Sin embargo, en el caso de la santificación, que es la obra de Dios en nuestro interior de la cual brota nuestra propia santidad, somos llamados a cooperar activamente con El, y para hacerlo como debiéramos necesitamos tener un cierto conocimiento general de su propósito y su estrategia para nuestras vidas como un todo.

J.I. Packer, El Renacer de la Santidad, Editorial Caribe (1995), p.43

No hay comentarios: