El corazón de la santidad

El corazón de la santidad es la santidad del corazón. El sacrificio santo que agrada a Dios es el creyente cuyo corazón nunca cesa de estarle agradecido por su gracia. Al Señor le complacen los cristianos cuya meta diaria consiste en expresar esa gratitud viviendo como de El, por medio de El y para El, y que están constantemente preguntándose, al igual que hace el salmista:

¿Qué daré al SEÑOR por todos sus beneficios para conmigo? (Sal. 116.12)

Esa es la clase de cristiano que fue el santo escocés Robert Murray McCheyne, el cual escribió:

Escogido, no por nada bueno en mi;

Despertado para huir de la ira;

Oculto en el costado del Salvador,

Y en santificación del Espíritu.

Enséñame a mostrar en esta tierra,

Con mi amor, la magnitud de mi deuda.

Esa es la clase de cristiano que debo tratar de ser.

J.I. Packer, El Renacer de la Santidad, Editorial Caribe (1995), p.75

No hay comentarios: