Nuestra santidad requiere esfuerzo y conflicto

La santidad implica, entre otras cosas, adquirir nuevos hábitos, romper con las malas costumbres, resistir a las tentaciones y controlarse cuando uno es provocado. Nadie ha logrado nunca hacer ninguna de estas cosas sin esfuerzo ni conflicto.

¿Cómo adquirimos esos hábitos a semejanza de Cristo que Pablo llama el fruto del Espíritu? Poniéndonos a hacer deliberadamente lo que Jesús haría en cada situación: “El que siembra actos recoge hábitos, y el que siempre hábitos recoge carácter”. Esto puede parece muy sencillo, pero en la práctica no resulta así: la prueba, naturalmente, surge cuando una situación nos provoca a saltar con algún impío golpe por golpe.

Deberíamos elaborar nuestra estrategia de comportamiento teniendo en cuenta específicamente tales situaciones. Así, deberíamos pensar en:

  • El amor como la reacción según Cristo a la malicia de la gente;
  • El gozo como la reacción según Cristo para las circunstancias deprimentes;
  • La paz como la reacción según Cristo ante las dificultades, amenazas e invitaciones a la ansiedad;
  • La paciencia como la reacción según Cristo para todo lo que resulta irritante;
  • La benignidad como la reacción según Cristo a todos aquellos que son rudos;
  • La bondad como la reacción según Cristo a toda mala gente y todo mal comportamiento;
  • La fidelidad y la mansedumbre como las reacciones según Cristo ante las mentiras y la furia; y
  • El dominio propio como la reacción según Cristo para cada situación que nos incita a perder la serenidad y a repartir golpes.

J.I. Packer, El Renacer de la Santidad, Editorial Caribe (1995), p.174

No hay comentarios: