El propósito del Evangelio

El propósito del Evangelio no es darnos a conocer cosas “acerca de Dios”, [sino] llevarnos al conocimiento de Dios mismo. Muchos piensan que el propósito del Evangelio es llevarnos al conocimiento de las verdades de la vida, de cómo vivir. Dicen: “Quiero saber cómo vivir una vida mejor, dirijámonos al Evangelio en busca de guía e instrucción”. Puede servir de ayuda en ciertos aspectos, pero ese no es su propósito esencial; su propósito esencial es llevarnos al conocimiento de Dios.

Permítame ir más lejos y decir: El propósito de la fe cristiana no es proporcionarnos conocimientos de teología. Podemos tener grandes conocimientos teológicos y no conocer a Dios. Soy la última persona en desestimar la teología (uno de los grandes problemas es la falta de conocimientos teológicos), pero afirmo que se puede conocer teología y a la vez ser ajeno al amor de Dios. Hay muchos que pasan por este mundo debatiendo acerca de teología y que pueden ser acérrimos defensores de la fe y, sin embargo, no conocen a Dios y están fuera de la salvación.

Martin Lloyd-Jones, Sermones Evangelísticos, Editorial Peregrino (2003), p.63

2 comentarios:

Melia dijo...

¿acaso conoces tu a Dios?

Pedro Jiménez dijo...

Dios se ha dado a conocer a nosotros a través de su hijo Jesús y su Palabra (La Biblia).

Lo que pasa es que nosotros los hombres queremos inventarnos todo un ritual basado en nuestros esfuerzos humanos para creer que podemos alcanzar conocer a Dios a nuestra manera.

Pero Dios se ha acercado a nosotros, y nos pide arrepentimiento de nuestros pecados y que creamos en su hijo Jesús (Dios hecho hombre)y le sigamos.

Por lo tanto, si le conozco y tu también puedes conocerle si decides creer en EL.