Señor, no me pertenece a mí el cuidado

Señor, no me pertenece a mí el cuidado

De si muero o vivo;

Mi parte es amarte y servirte,

Y esto debe darlo tu gracia.

Si la vida es larga, estaré contento

De que pueda obedecer mucho tiempo;

Si corta… ¿Por qué habría de estar triste

De remontarme hacia el día interminable?

 

J.I. Packer, El Conocimiento del Dios Santo, Editorial Vida (2006), p.40

No hay comentarios: