Como evaluar este año y planificar el siguiente

Al terminar el año 2009 pudiéramos mirar hacia atrás y meditar en los logros y sueños que Dios nos ha permitido alcanzar en este año, tanto personales como de trabajos. Pero para nosotros, todo eso es basura cuando lo confrontamos con la realidad del cuidado de Dios con nuestras vidas, y de como EL ha provocado distintas situaciones y circunstancias para acercarnos más a El.

Tenemos que admitirlo. Hemos caído en el mismo sentir y modo de pensar de nuestra cultura contemporánea, hasta el punto donde evaluamos nuestro último año de acuerdo a las bendiciones que de Dios hemos recibido, como si las mismas fueran muestra alguna en sí mismas del significado o valor que tiene nuestra relación con Dios. Entonces, al momento de dar gracias a Dios por este último año, pensamos en carros, casas, empleos, hijos, ingresos, dinero, esposas, iglesias y cosas por el estilo, lo que en cierto sentido no está mal, pero debemos recordar en todo momento, que en esas bendiciones no reside el verdadero valor de nuestra relación con Dios.

Lo valioso de nuestra relación con Dios reside en el hecho de que Dios, el creador del universo, quien no nos necesita a nosotros para nada, ya que en si mismo EL está satisfecho, envió a su único hijo para que se humillara a tal punto que tomara forma de hombre y recibiera un tan extremo rechazo y maltrato hasta ser colgado en una cruz hasta morir, para que de esta manera, tanto tu como yo, hoy podamos tener una relación directa y sin intermediaros con EL, completamente basada en el merito de su hijo.

Eso es lo realmente valioso de nuestra relación con Dios, y lo más valioso que podemos poseer como seres humanos.

¿Entonces, como evaluar este año y hacer los planes y metas para el año entrante?

Evaluando como está nuestra relación con Dios en respuesta a su sacrificio en la cruz.

Mientras algunos se proponen para el año entrante rebajar algunas libras, gastar menos, realizar viajes, desarrollar nuevos negocios, ahorrar, estudiar, y demás, nosotros debemos hacer planes que consideren primero que cualquier otra cosa, nuestra eternidad. Debemos proponernos orar mas, estudiar y meditar más en su Palabra, humillarnos más ante el Señor, caminar más de su mano y depender más de su gracia; para entonces, por medio de su gracia y el poder de su Espíritu Santo, poder ser testigos eficaces del evangelio de Jesucristo en este mundo moribundo.

Dios les bendiga en el inicio de este año nuevo que se avecina, y nos permita a todos crecer en nuestra santidad y consagración a EL en este año 2010.

No hay comentarios: