Miguel Núñez: El pueblo regresa a adorar a Dios

Sermón predicado por el pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional el pasado 25 de Enero del 2009.

Los textos bases son Esdras 2 y 3, y el sermón puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mensaje.

“Y asentaron el altar sobre su base, porque estaban aterrorizados a causa de los pueblos de aquellas tierras…” Esdras 3:3

¿Tú escuchaste lo que yo escuché?

La razón de plantar el altar rápidamente: “Estaban atemorizados de los pueblos de alrededor.”

¿Tú sabes porque eso llama la atención?

No llama la atención que ellos estuvieran atemorizados; eso es normal. Era un grupito de apenas 49,000 personas, de los cuales muchas eran niños y mujeres, y había una gran cantidad de pueblos paganos alrededor que probablemente estaban celosos de que estas personas volvieran a pedir las tierras que ellos ya habían estado ocupando. El miedo era normal.

Lo anormal es que no leemos que al estar atemorizados de los pueblos de alrededor, ellos construyeron un ejército, o salieron a comprarse mas caballos, o más espadas, o más arcos, sino, que construyeron un altar.

Este pueblo había aprendido que su seguridad no estaba en la fuerza del hombre o en lo material, sino en lo espiritual. Este pueblo había aprendido que Jehová ciertamente era su escudo y su fortaleza, y que si iban a pelear, iban a tener que hacerlo “vía” adoración delante de Dios para que Dios hiciera el resto…

…nosotros no tenemos pueblos enemigos alrededor que nos representen una amenaza, pero si tenemos circunstancias adversas que han sido anunciadas para el 2010. Tenemos una bolsa de valores que se está deformando. Mi respuesta como cristiano no es asegurar mis ingresos, o asegurar mi trabajo, o asegurar mis cuentas de banco, sino que mi respuesta como cristiano es de reparar, reconstruir y mantener mi altar personal delante de Dios. EL es mi escudo y mi fortaleza en medio de las peores circunstancias.

En el principio creó Dios...

Uno de los versos que más me impactan de la Biblia es Génesis 1:1.

“En el principio creó Dios…”

El solo hecho de pensar que Dios, por iniciativa propia, decidió crear todo lo que existe hoy en día, la luz (Gen 1:3), los cielos (Gen 1:8), la tierra y los mares (Gen 1:10), la vegetación (Gen 1:11-12), el sol, la luna y las estrellas (Gen 1:16), los peces del mar, las aves del cielo y todo ser viviente que se mueve sobre la tierra y en las profundidades del mar (Gen 1:20, 24), y el hombre y la mujer (Gen 1:27), esto me hace sentir:

  • Confiado, de que no hay problema o situación tan grande, que EL, el creador del universo, no pueda resolver.
  • Tranquilo, al saber que nada de lo que existe en este mundo me podrá separar de su amor (Rom 8:35-39).
  • En paz, al saber que todo lo que venga a mi vida, agradable o no, será provechoso y para mí bien (Rom 8:28).
  • Gozoso, de que me vida tiene sentido y propósito, y que al fin viviré para glorificarle (Ef 2:10).
  • Seguro, ya que si a EL no le importó cual era mi condición antes de EL rescatarme (Ef 2:1-4), y aún así me dio vida (Ef 2:5), EL se encargará de llevarme hasta el final (Fil 1:6, 2 Tim. 1:12), completando así la obra que un día, por su propia elección, EL decidió en mi vida empezar.

No somos el producto de una explosión cósmica, de la casualidad, o del capricho de la naturaleza, sino hechura de Dios para su gloria.

Cuando te sientas nuevamente agobiado,

Por un problema que a tu entender no puedes soportar,

Recuerda que en las manos del creador del universo,

Tu vida está.

Esto claro,

Si eres creyente de verdad.

Estrategias que Salvan

El blog Verdadera Vida ha publicado un excelente artículo titulado: ¿ESTRATEGIAS QUE SALVAN?. Les recomiendo leerlo.

A continuación un breve extracto del mismo:

Los métodos de Iglecrecimiento consideran a todos los seres humanos como candidatos perfectos para ser cristianos, pero Jesús que conoce los corazones, nunca forzó a nadie a creer, tampoco les acomodó Sus Palabras con tal de que lo aceptaran, ni confío en aquellos que apresuradamente prometieron seguirle; además, es posible ver en varios pasajes, como aún puso “obstáculo” llevándoles a evaluar el costo y la necesidad de renunciar a todo.

La Iglesia emergente y sus sistemas de multiplicación se preocupan por las estadísticas, la forma de lograr que miles se decidan en una campaña por Cristo, realizan manipulaciones emocionales, shows y si es necesario intimidación. Se enseña que lo único que necesitan es hacer una oración para aceptar a Jesús y “taran” ya están escritos en el libro de la Vida y pueden publicar a los cuatro vientos que son cristianos. Se les advierte que no pongan en tela de juicio en ningún momento la salvación recibida, pues la duda es una obra del enemigo, y se les alienta a seguir adelante en su asistencia semanal. El resultado, multitudes que han hecho profesiones de fe, sin una transformación plena de Dios en sus vidas, que en la actualidad viven engañadas creyendo que son salvas y no lo son.

Continuar leyendo...

SOLO A TI LA GLORIA!

Tú palabra se cumplirá y tu mensaje se dará a conocer al mundo entero, sin ser un hombre el “elegido específico” para tal función, sin lugar a dudas, Tú nos llamas con un llamado y propósito en específico, pero no quiere decir por eso que si no lo hacemos tu mensaje no llegará donde ya Tú te habías propuesto que llegara, y si cumplimos con Tú llamado no por eso tenemos que vanagloriarnos o recibir gustosamente y con falsa humildad los halagos de los demás. En éste plan de Salvación que haz ideado para alcanzarnos, nadie es el protagonista, sólo Tú Jesús. Ningún hombre debe creerse una pieza clave para que el reino de Jesucristo se extienda por toda la tierra, Dios utilizará a cualquiera que le plazca para llevar a cabo su obra. Dios uso una vez a un burro, puede hasta poner hablar a las rocas, así que ningún hombre se crea imprescindible e irremplazable porque a Dios le haya placido usarlo con un gran propósito. Dice las escrituras que siervo inútiles somos cuando hacemos lo que tenemos que hacer. Entonces porque tanta bulla, porque tantos halagos, porqué tanta gloria a aquel mortal que está haciendo sólo lo que se le ha encargado hacer. Sólo a Ti la Gloria, porque sin Ti nada podemos hacer, porque sin Ti nada florece, nada prospera para una eternidad gloriosa. Por eso es que Sólo a Ti la Gloria!!.

Mark Driscoll: Pray Short

Miguel Núñez: El verdadero avivamiento es iniciado por Dios

Sermón predicado por el pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional el pasado 18 de Enero del 2009.

El texto base es Esdras 1, y el sermón puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mensaje.

Nadie ha experimentado avivamiento en su vida, en una iglesia, en su familia, en una denominación, o en una nación, sin primero haber regresado al corazón de Dios.

Lo último que cae con las invasiones de Nabucodonosor a Israel es el Templo de Dios.  Y lo primero que tiene que ser reconstruido cuando el pueblo regresa es el mismo Templo de Dios.

Si vamos a querer regresar a Dios vamos a tener que comenzar por la adoración a ese Dios, y el templo tipifica su adoración.

Siete preguntas para los autores (7 W’s of Writing)

Este artículo ha sido tomado de Fundamentos Bíblicos. Puede leer el post original aquí.

Acabo de terminar de enseñar un seminario, Introduction to Research, “Introducción a la investigación”, a los estudiantes de doctorado del primer año como director del programa de Ph.D. del Seminario sur oriental Southeastern Seminary. Pueda que usted disfrute de un breve resumen de este seminario de dos días en el cual comparto algunas reflexiones aleatorias acerca de las siete “W” o preguntas sobre la escritura. Por ahora esta es una lista de preguntas de reflexión; espero desarrollar esto mejor en una próxima publicación.(Nota del traductor: por demás está aclarar que en inglés estas siete palabras o preguntas comienzan con la letra “W”, lo cual no es cierto en castellano.)

1. ¿Quién?

¿Quién es usted? ¿Está usted escribiendo consciente y confesionalmente como creyente? ¿O está usted escribiendo por el contrario con un estilo camaleonístico tomando el color de su medio ambiente? Para otros creyentes, usa usted un leguaje cristiano fervoroso; para los eruditos críticos, se oculta usted detrás de su jerga erudita?

Quien usted es, es una función de su llamado divino, su trasfondo único, sus experiencias formativas, sus habilidades y educación, experiencia y mucho más. Pregúntese a sí mismo: ¿Cuál es la contribución que Dios quiere que usted haga y que más nadie puede hacer? No se compare con otros. No sea competitivo. De lo mejor de sí, conforme a lo que Dios le ha dado a usted.

2. ¿Qué?

¿De qué asunto quiere usted escribir? ¿Qué le apasiona? ¿Cuál es el mensaje que consume su corazón? ¿Es la herejía algo que usted quiere combatir? ¿Es la doctrina algo que usted quiere exponer? ¿Quiere usted educar al pueblo de Dios? ¿Enderezar algún error? ¿Alertar a sus escritores acerca de alguna verdad que han pasado por alto? ¿Descubrir algún dato poco conocido?

3. ¿Dónde?

¿Dónde debes hacer tu investigación o escritura? ¿En tu casa o en la oficina? ¿En el trabajo? ¿Deberá ir a algún otra parte? Sé de personas que intercambian oficinas con otro colega o usan el apartamento de un amigo mientras él está en su trabajo para escapar de su oficina. ¿Evita distracciones o interrupciones? ¿Cómo hace espacio para mayores períodos de tiempo?

4. ¿De qué manera?

¿Cómo deberá hacer su investigación? ¿Cómo deberá escribir? De esto es lo que trata el seminario. Guié esta clase en un devocional acerca de Lucas 1:1-4; fuimos de paseo por la biblioteca; y se le asignó a cada estudiante a leer “La habilidad de investigar” The Craft of Research, de Wayne Booth, Gregory Colomb, y Joseph Williams y “Estilo” Style por Joseph Williams.

5. ¿Por qué?

¿Por qué quiere investigar y escribir? ¿Para hacerse rico y famoso (lo cual es muy raro para un teólogo o erudito Bíblico)? ¿Por una promoción? ¿Por qué se supone que deba hacerlo? ¿Para obtener reconocimiento para usted? ¿O quiere usted ministrar a la gente y servir y glorificar a Dios? ¿Qué le motiva y anima su deseo de investigar y escribir?

6. ¿Cuándo?

¿Cuándo debería escribir? ¿Debería esperar hasta el sabático o por un repentino influjo de inspiración? Luego de mi primer sabático, yo decidí trabajar en modo sabático continuo; no puedo darme el lujo de esperar por mi próximo sabático. Si escribir es un llamado, queremos seguir ese llamado como Pablo, debemos decir, “¡Ay de mí si no escribo!”

Así que, ¿Cuándo debe usted escribir? Para parafrasear a Pablo una vez más, “En tiempo y fuera de tiempo.” Esto debe significar que debe hacer de investigar una prioridad. Investigar y escribir llevan tiempo, esfuerzo y compromiso. Determine la cantidad, y el nivel de escritura que Dios le ha llamado a hacer y luego comprométase a terminar y sea disciplinado.

7. ¿Para quién?

¿Quién es su audiencia primaria? ¿Son sus compañeros de erudición? ¿Sus estudiantes? ¿Usted mismo? Al final, su audiencia deberá ser Dios mismo. Usted debería escribir para Él, es a Él a quien quiere agradar. Si usted escribe para sus compañeros académicos ya se le va a encontrar en disputas permanentes. Pero si usted escribe para agradar a Dios, usted mantendrá sus ojos en Él.

Si usted ha leído estos escritos al alzar hasta ahora, ¿Hay algún consejo que quisiera añadir? ¿Se me olvidó alguna pregunta? ¿Qué ha encontrado útil a medida que reflexiona en su llamado a escritor? ¿O si usted es un aspirante a escritor, cuales son sus luchas y esfuerzos? Escribir es una de mis pasiones, así que me encantaría oír de usted a este respecto.

Rick Warren's Inauguration Prayer

Taken from Between Two Worlds:

Almighty God, our Father:

Everything we see, and everything we can’t see, exists because of you alone.

It all comes from you, it all belongs to you, it all exists for your glory.

History is your story.

The Scripture tells us, "Hear, O Israel, the LORD is our God, the LORD is one." And you are the compassionate and merciful one. And you are loving to everyone you have made.

Now today we rejoice not only in America’s peaceful transfer of power for the 44th time, we celebrate a hinge point of history with the inauguration of our first African American president of the United States.

We are so grateful to live in this land, a land of unequaled possibility, where a son of an African immigrant can rise to the highest level of our leadership. And we know today that Dr. King and a great cloud of witnesses are shouting in heaven.

Give to our new president, Barack Obama,

the wisdom to lead us with humility,

the courage to lead us with integrity,

the compassion to lead us with generosity.

Bless and protect him, his family, Vice President Biden, the Cabinet, and every one of our freely elected leaders.

Help us, O God, to remember that we are Americans--united not by race or religion or blood, but to our commitment to freedom and justice for all.

When we focus on ourselves, when we fight each other, when we forget you--forgive us.

When we presume that our greatness and our prosperity is ours alone--forgive us.

When we fail to treat our fellow human beings and all the earth with the respect that they deserve--forgive us.

And as we face these difficult days ahead, may we have a new birth of clarity in our aims, responsibility in our actions, humility in our approaches, and civility in our attitudes—even when we differ.

Help us to share, to serve, and to seek the common good of all.

May all people of good will today join together to work for a more just, a more healthy, and a more prosperous nation and a peaceful planet.

And may we never forget that one day, all nations--and all people--will stand accountable before you.

We now commit our new president and his wife, Michelle, and his daughters, Malia and Sasha, into your loving care.

I humbly ask this in the name of the one who changed my life—Yeshua, Esa, Jesus, Jesus—who taught us to pray:

Our Father, who art in heaven, hallowed be Thy name.

Thy kingdom come, thy will be done, on earth as it is in heaven.

Give us this day our daily bread.

And forgive us our trespasses, as we forgive those who trespass against us.

And lead us not into temptation, but deliver us from evil,

for Thine is the kingdom and the power and the glory forever.

Amen.

Confiando en la Providencia

Josafat se construyó naves de Tarsis para ir a Ofir por oro, pero no fueron porque las naves se rompieron en Ezión-geber. (1 Reyes 22:48)

Las naves de Salomón volvieron seguras, pero las de Josafat nunca llegaron a la tierra del oro. La Providencia prospera a uno y frustra los deseos del otro en el mismo negocio y en el mismo lugar; sin embargo, el Gran Gobernador es tan bueno y sabio en un caso como en el otro. Bendigamos hoy al Señor al recordar este texto, por los navíos rotos en Ezión-geber, y también por las naves cargadas de bendiciones temporales.

No envidiemos a los que tienen más éxito que nosotros, ni murmuremos por nuestras pérdidas, como si nuestras pruebas fueran mayores que las de otros. Aunque nuestros planes terminen en el fracaso, somos como Josafat, de gran estima delante de la presencia del Señor.

La causa de la pérdida de Josafat es muy digna de ser notada, pues es la causa de una buena parte de los sufrimientos del pueblo de Dios. La causa fue su alianza con una familia pecadora.

En 2 Crónicas 20:37 se nos dice que Jehová envió a un profeta a declarar lo siguiente: “Por cuanto te has aliado con Ocozías, el SEÑOR ha destruido tus obras”. Este fue un castigo paternal que parece le sirvió de bendición, pues en el versículo que sigue al de esta mañana, lo hayamos rehusándose a permitir que sus siervos navegaran en los mismos navíos en que navegaban los siervos del rey impío.

Quiera Dios que la experiencia de Josafat sirva de advertencia al resto de su pueblo para que eviten “juntarse en yugo desigual con los infieles”. Una vida de miseria es por lo regular, la suerte de los que se unen en matrimonio o en cualquier otra relación con los hombres de este mundo.

¡Ah! Si pudiéramos tener tal amor a Jesús que, a semejanza de Él, pudiésemos ser santos, inocentes, limpios y apartados de pecadores (He. 7:26), pues de no ser así, podemos esperar oír frecuentemente las siguientes palabras: “Jehová destruyó tus obras”.

Charles Spurgeon, Lecturas Matutinas, Editorial Clie (2007), Día 13 de Enero

Miguel Núñez: La crisis evangélica de hoy en día

El pasado miércoles 29 de Octubre del año 2008, la Iglesia Bautista Internacional, en conmemoración del aniversario de la reforma protestante, realizó un musical titulado "Celebremos la Reforma".

En dicha actividad el pastor Miguel Núñez predicó una excelente sermón titulado "La Crisis Evangélica de hoy en día", el cual puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mismo:

El salmista preguntaba:

¿Si los fundamentos son destruidos, que puede hacer el justo?

Si los fundamentos son destruidos y están siendo destruidos, ¿que pueden hacer los justos en el día de hoy?

En el año 1980 la empresa Gallup nos recordó donde estaba la iglesia.

En los últimos 25 o 30 años, múltiples voces en el mundo cristiano se han levantado y han tratado de sacudir nuestras zapatas entendiendo que algo necesita ocurrir hoy en el seno de la iglesia que se llama evangélica si la causa de Cristo ha de continuar.

28 años han pasado desde que la Gallup entrevistó y encuestó a una serie de personas y este fue su veredicto:

"Estamos experimentando un avivamiento de las emociones pero no del conocimiento de Dios. La iglesia de hoy está siendo guiada más por las emociones que por convicciones. Valoramos el entusiasmo mas que el compromiso."

28 años han pasado desde entonces y nos hemos ido deteriorando y no necesariamente mejorando.

En el año 1993, David Wells publicó un libro titulado "No hay lugar para la verdad, o que es lo que ha pasado con la teología evangélica", y él escribió en reconocimiento de que el pueblo evangélico estaba, y lo ha hecho, abandonando la teología de la Palabra de Dios para construir su propia teología.

En el año 1994, un año después, Mark Noll escribió  "El escándalo de la mente evangélica", entendiendo que el cristiano había dejado de usar su mente, y había estado siendo guiado mas por sus emociones que por cualquier otra cosa.

Dos años después, en 1996, un grupo de hombres de Dios preocupados por el rumbo que llevaba la iglesia de hoy en día, publicó un libro conocido como "La crisis evangélica que se avecina". Crisis que hoy no podemos hablar de que se avecina, porque estamos viviéndola.

Y por último, en 1996, D. A. Carson publica un libro con el nombre de "La nausea de Dios".

Yo creo que los títulos hablan por sí mismos.

Estos hombres son hombres evangélicos comprometidos con la verdad. No son nuestros enemigos que están denunciando lo que está pasando adentro, sino que están dentro del movimiento evangélico denunciando lo que a ellos les preocupa que está pasando dentro de la iglesia evangélica, y de como sus miembros y muchos de sus líderes, en vez de abrazar el nuevo reto y conquistarlo, están sucumbiendo a las corrientes, a las presiones, y a lo que está de moda, porque las convicciones han dejado de existir.

Visita a la Cárcel, 10 de Enero 2009

Este sábado pasado, no tenía muchos ánimos para visitar la cárcel. Aunque tenemos la costumbre de ir todos los sábados a la cárcel de La Victoria para compartir la Palabra de Dios con un grupo de hermanos presos allí, ese día no me sentía tan animado.

De hecho, comencé a buscar varias excusas para no ir.

Me dolía un poco la garganta (lo cual era verdad), tenía un poco de nauseas (lo cual era verdad), y me quiso entrar una ataque de pánico debido a que no me sentía bien (lo cual también era verdad).

Entonces mi esposa me confrontó y me dijo:

- Tu lo que tienes es que estás desanimado y no quieres ir. Báñate, cámbiate y vete a la cárcel.

Y luego de esa confrontación, y de saber dentro de mí que era verdad lo que ella me decía, eso hice.

Y algo interesante pasó ese día en la cárcel.

Luego de que terminamos de compartir la Palabra de Dios con los reclusos, un preso, el cual no asiste a las reuniones, y a quien veo prácticamente todos los sábados cuando llegamos a la cárcel, y quien siempre se me acerca a pedirme dinero, se me acercó al final de la actividad.

Me dijo que le diera algo de dinero, y como es costumbre nuestra, le dije que él tenía que hablar con el líder del grupo.

Luego me dijo las siguientes palabras:

- Yo salgo en dos años de aquí, y yo lo que le pido a Dios es que cuando yo salga, EL me cambie.

A lo cual yo le respondí:

- Cuando salgas de aquí, te vas a encontrar con las mismas tentaciones que cuando entraste. Dios te puede cambiar hoy, no tienes que esperar salir.

Y ahí mismo, ese hombre entregó su vida al señorío de Jesucristo.

Me pregunto, ¿qué hubiera sucedido si yo no hubiera ido a la cárcel ese sábado?

Ciertamente creo en la soberanía de Dios, y creo que Dios hubiera buscado otra forma para salvar a este hombre. Pero, ¿qué bendición me hubiera perdido al no haber podido yo ser parte en esto?, ¿qué reprimenda recibiría del Señor el día del juicio, cuando le vaya a dar cuenta de los talentos que puso en mis manos, y de lo egoísta que fui por dejarme llevar de mis emociones antes de querer servirle a EL?.

Gracias a Dios que en su misericordia me permitió ir a la cárcel y servirle de esta manera.

Gracias a Dios por su misericordia y amor por ese preso llamado Henry que entregó su vida al Señor ese día.

Si estás leyendo este blog, ¿me acompañarías ahora mismo a realizar una oración por la vida de Henry, de que su conversión haya sido genuina, y de que Dios complete la obra que inicio en su vida?

Yo soy de Cristo

Cuanto te sientas tentado a pecar, di: "Yo no puedo cometer esta horrenda maldad, pues yo soy de Cristo". Principios que reputamos inmortales prohíben pecar al que es amigo de Cristo.

Cuando ante ti haya riquezas que puedan ganarse ilegalmente, di que eres de Cristo y no las toques.

¿Estás expuesto a dificultades y daños?, permanece firme en el día malo, recordando que eres de Cristo.

¿Te colocas donde otros se sientan ociosos y no hacen nada?, ¡Levántate a trabajar con todas tus fuerzas!, y cuando empieces a sudar y te sientas tentado a holgazanear, grita: "Yo no puedo parar, pues yo soy de Cristo". Si no fuese comprado con sangre, podría como Isaac, “recostarme entre las majadas”, pero “Yo soy de Cristo y no puedo holgazanear”.

Cuando la música del placer quiera tentarte, para apartarte de la senda recta, contesta: “Tu música no puede fascinarme, pues yo soy de Cristo”.

Cuando la causa de Dios te llame, conságrate a ella; cuando el pobre te pida, dale tus bienes y date a ti mismo, pues tú eres de Cristo.

Nunca desmientas tu profesión. Se siempre uno de esos cuyos modos son cristianos, cuya palabra es como la del Nazareno, cuya conducta y conversación tienen tanta fragancia de cielo que cuantos te vean digan que tú eres del Salvador y reconozcan en ti sus facciones de amor y su semblante de santidad.

"Yo soy romano", era el antiguo motivo para vivir íntegramente. Con mayor razón, pues sea "Yo soy de Cristo" tu argumento para vivir en santidad.

Charles Spurgeon, Lecturas Matutinas, Editorial Clie (2007), Día 12 de Enero

Héctor Salcedo: El Camino a la Verdadera Prosperidad (Part.2)

Sermón predicado por el pastor Héctor Salcedo de la Iglesia Bautista Internacional el pasado 11 de Enero del 2009.

El texto base es el Salmo 1, y el sermón puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mensaje.

Necesitamos pedir que Dios abra nuestros ojos para ver las maravillas de su ley (su Palabra).

Señores, nosotros no necesitamos más información. No necesitamos una nueva revelación, ni tampoco más doctrinas que sean reveladas. Necesitamos entender la que ya tenemos, y créanme, la que ya tenemos es suficiente para morirnos y habrán cosas que no habremos entendido.

Necesitamos nuevos ojos para ver la Palabra de Dios como verdaderamente valiosa e importante. Eso es lo que significa la palabra “deleite” en el original. Algo valioso, algo que es importante para mí.

Si yo me acerco a la Palabra con el entendimiento de que la salvación esta en ella, y de que hay vida en la Palabra (como dice uno de los evangelios, que cuando Cristo hablaba había vida en sus palabras), si eso es lo que yo voy a buscar a la Palabra de Dios, yo lo voy a encontrar.

Pero además de eso, Juan 17:17 nos dice que si nosotros vamos a cambiar, a ser santos y a mejorar nuestra relación con Dios de alguna manera, va a ser a través de la Palabra de Dios:

“Santifícalos en la verdad; tu palabra es verdad” Juan 17:17

Entonces cuando yo voy a la Biblia yo tengo que preguntarle a la Biblia inductivamente que es lo que dice.

¿Que hay aquí?

¿Qué promesa ahí?

¿Qué verdad contiene?

¿Qué pecado me dice este texto que debo evitar?

¿Qué falsa enseñanza debo corregir?

¿Estas promesas que me prometen aquí, son para mí o están condicionadas a otras condiciones?...

El mandato al creyente con respecto a la Palabra no ha sido “lean las Escrituras”, sino “escudriñen las Escrituras”. El que la lee y no escudriña no está obedeciendo. Y cuando vamos a la palabra a “escudriñar”, estamos cavando como buscando un tesoro, que es lo que realmente significa esta palabra en el original.

Miguel Núñez: La Mundanalidad Cristiana (Part.3)

Sermón predicado por el pastor Miguel Núñez de la Iglesia Bautista Internacional el pasado 28 de Diciembre del 2008.

El sermón puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mensaje.

A los esclavos en Efesios:

"Siervos, obedeced a vuestros amos en la tierra, con temor y temblor, con la sinceridad de vuestro corazón, como a Cristo; no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, haciendo de corazón la voluntad de Dios. Servid de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres." Efesios 6:5-7 (La Biblia de las Américas)

 

Ahora te lo voy a dar en bullets todo lo que Pablo dice, y luego yo te voy a hacer una pregunta:

  1. Sed obedientes a vuestros amos (En vuestro caso, a vuestros superiores. Sed sumisos, obedientes, no refunfuñones).
  2. Trabajemos con sinceridad de corazón.
  3. Como para Cristo.

En otras palabras, un cristiano no puede estar en su trabajo de esta manera:

- Hay no, son las 6.00pm, yo me voy. A mi no me pagan para estar más de las 6 de la tarde.

¡No es para la empresa!

- Hay no, porque ni tanto me pagan a mí. Ni tanto vale la flor…

No es por el salario!

- Entonces, ¿por qué es?

¡Para Cristo!

- ¡Ah pues no lo voy a hacer!

Pues no lo hagas y vas a permanecer insatisfecho en el trabajo.

La mayoría de nuestras insatisfacciones no tienen que ver con nuestros trabajos. Tienen que ver con insatisfacciones internas en mí, y cosas que no he logrado hacer en el trabajo que Dios me puso conforme a su diseño, a su plan y su propósito.

Sobre la Biblia

Tomado de la primera Biblia impresa en Escocia, 1576:

Aquí está el manantial de donde aguas fluyen,

para apagar nuestro calor de pecado.

Aquí está el árbol donde la verdad crece,

para guiar nuestra vida por él.

Aquí está el juez que hace cesar la contienda,

cuando los pensamientos de los hombres fracasan.

Aquí está el pan que alimenta la vida,

que la muerte no puede atacar.

Las preciadas buenas de salvación,

vienen a nuestros oídos desde aquí.

La fortaleza de nuestra fe está aquí,

y escudo de nuestro defensa.

Entonces no seáis como el cerdo que tenía una perla a su deseo,

y se deleita más en el comedero y en revolcarse en el lodo.

No leáis este libro en ningún caso, sino con un solo ojo.

No lo leáis sino para desear en primer lugar la gracia de Dios,

para entenderla así.

Ora aún en fe con respecto a esto, para llevar buen fruto así,

para que el conocimiento pueda traer este efecto,

para mortificar vuestro pecado.

Entonces feliz serás en toda tu vida,

sea lo que sea que enfrentes.

Si, doblemente feliz serás,

cuando Dios por muerte a vosotros llame.

John MacArthur, La Biblia de Estudio MacArthur, Editorial Portavoz (2004), p.24

Héctor Salcedo: El Camino a la Verdadera Prosperidad

Sermón predicado por el pastor Héctor Salcedo de la Iglesia Bautista Internacional el pasado 4 de Enero del 2009.

El texto base es el Salmo 1, y el sermón puede ser descargado aquí.

A continuación un extracto del mensaje.

A pesar de la extraordinaria bendición que Dios ilustra en el Salmo 1, de que benditos (en extremo bendecidos) y felices son aquellos que buscan en EL la satisfacción de la vida, son pocos, lamentablemente, que hacen esto.

Cuando el Salmo 1 comienza a describirnos al hombre que es bienaventurado, no nos dice que la persona que es feliz es aquella que está satisfecha, o que disfruta de circunstancias optimas en su vida. La bienaventuranza y la felicidad en la Biblia nunca han estado relacionadas con que el ser humano no tenga problemas, sufrimientos, dolor o cosas difíciles en su vida.

La bienaventuranza en la Palabra de Dios, la bendición y la satisfacción en la vida, siempre ha dependido de la relación intima del hombre con Dios, independientemente de sus circunstancias. Sean óptimas, o no.

¿Quien puede estudiar la Biblia?

No toda persona puede ser un estudiante de la Biblia. Evalúese a sí mismo a la luz de estos requisitos necesarios para estudiar la Palabra de Dios con bendición:

  • ¿Es salvo por fe en Jesucristo (1 Co. 2:14-16)?
  • ¿Tiene hambre de la Palabra de Dios (1 P. 2:2)?
  • ¿Está escudriñando la Palabra de Dios con diligencia (Hch. 17:11)?
  • ¿Está buscando la santidad (1 P. 1:14-16)
  • ¿Está lleno del Espíritu (Ef. 5:18)?

La pregunta más importante es la primera. Si nunca ha invitado a Jesucristo a ser su Salvador personal y el Señor de su vida, entonces su mente está cegada por Satanás a la verdad de Dios (2 Co. 4:4).

Si Cristo es su necesidad, deje de leer en este momento y con sus propias palabras, en oración, vuélvase del pecado hacia Dios. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2:8-9)

John MacArthur, La Biblia de Estudio MacArthur, Editorial Portavoz (2004), p.22

¿Cual debe ser su respuesta a la Biblia?

Debido a que la Biblia es tan importante y a que proporciona beneficios eternos sin paralelo, entonces estas deben ser sus respuestas:

· Créala (Jn. 6:68, 69)

· Hónrela (Job 23:12)

· Ámela (Sal. 119:97)

· Obedézcala (1 Jn. 2:5)

· Guárdela (1 Ti. 6:20)

· Pelee por ella (Jud. 3)

· Predíquela (2 Ti. 4:2)

· Estúdiela (Esd. 7:10)

John MacArthur, La Biblia de Estudio MacArthur, Editorial Portavoz (2004), p.21

La Biblia

Este libro contiene la mente de Dios, el estado del hombre, el camino de la salvación, la perdición de los pecadores y la felicidad de los creyentes.

Su doctrina es santa. Sus preceptos tienen autoridad absoluta. Sus historias son verdad. Sus decisiones son inmutables. Léala para ser sabio. Créala para ser salvo. Practíquela para ser santo.

Contiene luz para dirigirlo, alimento para sustentarlo y consuelo para alentarlo. Es el mapa del viajero, la vara del peregrino, la brújula del piloto y la espada del soldado. Aquí el cielo es abierto y las puertas del infierno descubiertas.

Cristo es el tema principal, nuestro bien su diseño y la gloria de Dios su fin. Debe llenar la memoria, dominar el corazón y guiar los pies.

Léala lentamente, con frecuencia y en oración. Es una mina de riquezas, salud para el alma y un rio de bendiciones. Le es dada aquí en esta vida, será abierta en el juicio y está establecida para siempre.

Demanda la responsabilidad más elevada, recompensará la labor más grande y condenará a todos los que tomen a la ligera su contenido.

John MacArthur, La Biblia de Estudio MacArthur, Editorial Portavoz (2004), p.20

 

"Por esto también nosotros sin cesar damos gracias a Dios de que cuando recibisteis de nosotros la palabra del mensaje de Dios, la aceptasteis no como la palabra de hombres, sino como lo que realmente es, la palabra de Dios, la cual también hace su obra en vosotros los que creéis."

1 Tesalonicenses 2:13