Reseña del Libro: Safe in the arms of God

  image

Cuando inicie este blog a mediados del año 2008, uno de mis deseos era publicar reseñas de los libros que iba leyendo, pero una vez hice la primera me di cuenta que no me gustaba hacerlas. Preferí dejar ese trabajo a personas como Tim Challies que lo hacen de manera excelente. No obstante, hoy quiero romper mi regla de que nunca más haría reseñas de libros, para hacer una breve crítica sobre el libro de John MacArthur titulado “Safe in the arms of God: Truth from heaven about the death of a child” (Seguros en los brazos de Dios: Verdad desde el cielo acerca de la muerte de los niños).

Desde que me inicie en el mundo de la lectura hace alrededor de 6 años (antes de eso solo leía los materiales que eran requeridos por el trabajo, universidad y demás) John MacArthur se convirtió en uno de mis autores preferidos. El fue el autor que Dios utilizó para mostrarme que yo de Biblia no sabía nada, o por lo menos, que algunas de las que doctrinas bíblicas que conocía no tenían base bíblica sino que estaban basadas en teorías y experiencias personales de algunos maestros bíblicos (se me pusieron los pelos de punta al leer en su libro “Equipados para la Batalla una exposición correcta del pasaje encontrado en Mateo 16:19 que en muchos círculos es utilizado para enseñar doctrinas de guerra espiritual, cuando el texto no tiene nada que ver con eso, sino con la disciplina en la iglesia). También fue John MacArthur el autor que Dios utilizó para mostrarme lo que significaba nuestra plenitud en Cristo mediante una exposición del pasaje de Colosenses 2:9-10 en su libro titulado “Our Sufficiency in Christ”, lo que luego me ayudaría significativamente al momento de enfrentar la muerte de mi padre.

De esta manera, tengo un gran aprecio y respeto por John MacArthur. Ciertamente no estoy de acuerdo con todas sus posiciones teológicas, especialmente aquellas que tienen que ver con algunos de los dones espirituales donde el posee una posición cesacionista (movimiento que entiende que algunos de los dones del Espiritu Santo, como las lenguas, los milagros y sanidades cesaron luego de la era apostólica). No obstante, nuestras diferencias en estos temas no afectan en nada en que el sea uno de mis autores preferidos y uno de los pocos autores y comentarista de los cuales quiero llenar mi biblioteca.

Su libro “Safe in the arms of God” no es distinto a sus demás libros. Utiliza toda la base bíblica disponible sobre el tema para mostrar en sus 171 páginas que los niños, como los adultos que debido a alguna deficiencia mental no pueden discernir entre el bien y el mal, experimentan la salvación al morir por elección divina.

El único inconveniente que le veo al libro es que al tratarse de un tema donde no hay muchos pasajes bíblicos que lo traten, uno se siente como que la conclusión el autor la saca halándola por el moño (como decimos en República Dominicana), es decir, algo forzada. No obstante, tres cosas me convencieron de que su posición sobre la salvación de los niños es real y bíblica:

1. Jesús dijo que de los niños es el reino de los cielos (Lucas 18:16).

2. Al mirar la historia de Israel camino a la tierra prometida, podemos observar que Dios le negó la entrada a los israelitas luego de su incredulidad a la promesa de Dios, prefiriendo escuchar el reporte negativo de los que fueron a inspeccionar la tierra. Las únicas personas que si entraron a la tierra prometida, por elección de Dios, fueron Josué, Caleb (los únicos dos que dieron un reporte positivo sobre la inspección de la Tierra Prometida, creyendo que Dios les había dado la tierra aun en medio de los gigantes), y los niños hijos de los Israelitas que perecieron en el desierto. Esto muestra que Dios consideró a los niños inocentes por las acciones de incredulidad de sus padres, permitiendo que disfrutaran de SU promesa (Deuteronomio 1:39).

3. Ningún pasaje de la biblia muestra que el hombre es condenado por haber nacido con una naturaleza caída, sino como consecuencia de sus obras pecaminosas, las cuales son producidas por dicha naturaleza. La salvación es completamente por gracia, apartada de las obras. La condenación es completamente por las obras, apartada de la gracia.

Por la misericordia de Dios nunca ha perdido a un hijo, pero es un tema que me interesaba conocer por dos razones. La primera, para conocer que sucede con los niños al morir y la segunda, para poder dar palabras de aliento a aquellas personas que conozca que se vean enfrentando un momento tan doloroso como este.

Le recomiendo este libro si usted es un padre o una madre que ha perdido un hijo a temprana edad, o si como yo, le interesa conocer que dice la Biblia sobre el tema.

 

No hay comentarios: