José Mendoza: Desafiando la religiosidad contemporánea

Sermón predicado por el pastor José (Pepe) Mendoza de la Iglesia Bautista Internacional el pasado domingo 7 de Febrero del año 2010.

El texto base es Mateo 23:1-12 y el sermón puede ser descargado aquí.

A continuación algunos breves extractos del mensaje:

“Nosotros debemos evitar toda iglesia, por más que se llame cristiana, donde estemos encontrando hombres o mujeres que estén predicando la Palabra de Dios pero que no estén viviendo conforme al testimonio de la ella. Hombres y mujeres que aman la posición pastoral, o la posición religiosa, pero que se niegan a demostrar en sus vidas que ellos están dispuestos a vivir conforme a lo que el Señor reclama.”

“Nosotros debemos evitar toda iglesia, por más que se llame cristiana, que haya cambiado el amor al Señor (a quien nosotros le debemos toda devoción y quien transforma el corazón del hombre) por amor a sus sistemas religiosos, programas, nociones y estudios, que en realidad no están cambiando el corazón, sino que están oprimiendo a los creyentes.”

“Nosotros debemos evitar toda iglesia, por más que se llame cristiana, en donde sus líderes han encontrado la religiosidad como un medio para brillar y alcanzar popularidad. Como un “Gospel Show” en donde nosotros nos acostumbramos a ver esas personas bajo las luces, la música, y el auditorio, en donde ellos se sienten como estrellas que desean brillar en el firmamento cristiano o religioso, tratando de mostrar cuán importante ellos son.”

“Nosotros debemos evitar toda iglesia, por más que se llame cristiana, que haya elevado a sus líderes a una posición especial, de conocimiento, o de posición delante de Dios, porque eso es idolatría. Todos nosotros somos iguales delante de Dios. El único maestro es el Señor, la única guía a la verdad la provee el Espíritu Santo, y Jesucristo es la verdad misma. Nadie más puede ocupar esa posición.”

“Nosotros debemos evitar toda iglesia, por más que se llame cristiana, en donde sus líderes estén tratando de controlar nuestras vidas hasta el punto de que quieran tomar nuestras decisiones y controlar nuestra existencia diciendo que ellos han recibido de parte de Dios cierta revelación para ejercer un control absoluto sobre nuestras personas.”

“Huyamos de las iglesias que por ser tan populares tienen programas tan lindos y tan vistosos que están repletas de gente pero en donde no se predica la Palabra de Dios y por lo tanto el alma no es transformada. Y cuando el alma no es transformada, cuando no hay verdadera conversión, cuando no hay verdadero arrepentimiento, ese corazón se endurece y se hace dos veces más hijo del infierno que antes de entrar a esa iglesia.”

“Nosotros debemos cuidarnos de toda iglesia en donde la palabra del Señor no sea predicada. Debemos cuidarnos de las enseñanzas extraviadas, pero también debemos cuidarnos del carácter de los líderes que estén dirigiendo esas iglesias. Nosotros debemos mirar con atención y ver con discernimiento y preguntarnos si es que la gloria la está recibiendo el Señor o la están recibiendo los hombres.”