No es que yo te escogí…

“No es que yo te escogí,

Porque Señor, eso no podría ser;

Este corazón seguiría rechazándote,

Si tú no me hubieras escogido…

Mi corazón no tiene a nadie delante de ti,

Porque de tu gracia rica tengo sed;

Sabiendo esto, si te amo,

Tú debes haberme amado primero”.

Josiah Conder, 1836

No hay comentarios: