¡Ven, Señor Jesús!

Me dirijo a ustedes como un cristiano. Jesucristo es mi Señor y Dios y Salvador y Canción día y noche. Puedo vivir sin comer, sin beber, sin dormir, sin respirar, pero no puedo vivir sin Jesús. Sin él habría muerto hace mucho tiempo. Sin él y sin su iglesia reconciliando a los hombres con Dios, el mundo habría perecido hace mucho tiempo. Yo vivo en y sobre la Biblia durante largas horas cada día. La Biblia es la fuente de todo buen pensamiento e impulso que tengo. En la Biblia, Dios mismo, el Creador de todo desde la nada, me habla a mí y al mundo directamente sobre sí mismo, sobre nosotros y sobre su voluntad para el curso de los acontecimientos y la consumación de la historia. Y créame, no pasa un día sin que clame al Señor, desde el fondo de mi corazón, "¡Ven, Señor Jesús!”

Charles Malik (1906-1987), embajador del Líbano a los EE.UU. (1945-55), Presidente de la Asamblea General de la ONU (1958-59), profesor de filosofía en la Universidad Americana de Beirut (1962-76). Citado de: “The Two Tasks” en The Two Tasks of the Christian Scholar: Redeeming the Soul, Redeeming the Mind, (Crossway Books, 2007), p. 55.

No hay comentarios: