Una cita con el diablo

imageHoy mi padre cumple 3 años de su partida con el Señor, y en este día, como cada año desde su muerte, me gusta tomar un tiempo para escribir sobre algunas de las experiencias que tuve con el previas a su partida, y como Dios milagrosamente salvó su alma. Es por esto que en este día quiero tomar un tiempo para escribir un poco sobre nuestra cita con el diablo.

En el proceso de la enfermedad de mi padre, muchas personas de distintas afiliaciones religiosas se acercaron para orar por él. Fueron muchas las personas que mostraron su interés y aprecio a mi padre en estos días tan dolorosos para él y para nosotros, por lo que siempre agradecimos los gestos de aprecio y apoyo que recibimos.

Pero una de las invitaciones de oración que recibimos, resultó ser de una fuente muy especial. No especial en el sentido de alegría, sino en lo raro y sorpresiva que fue para nosotros dicha experiencia.

Un joven que conocía de la gravedad del cáncer de mi padre, le invitó a que asistiera a un culto donde se reunía regularmente el grupo religioso al cual pertenecía, y donde le aseguraba que su líder era un mensajero de Dios con un don de sanación, aún para las enfermedades incurables para la ciencia médica.

Al no identificarse a que grupo religioso pertenecía, mi padre me pidió que le acompañara.

Yo preveía algo oculto, quizás brujería, pero no podía dejar ir solo a mi padre, quien en ese momento aún no conocía a Jesús. Algunas personas que sabían de la invitación que nos habían hecho me aconsejaron a no asistir a la misma, ya que según ellos yo podría recibir alguna influencia demoníaca, o quizás hasta ser poseído por un demonio, pero como en la Biblia nunca había visto un caso de una persona nacida de nuevo y llena del Espíritu Santo, ser poseída por un demonio, descarté tales consejos y decidí asistir a la invitación acompañando a mi padre.

Entonces, el día y la hora acordadas, tomé mi Biblia e iniciamos el viaje.

Mientras nos acercábamos a nuestro destino, sentía alivio en algunos momentos cuando en el camino nos encontrábamos con alguna iglesia católica o evangélica, pensando que allí se encontraba el servicio religioso, pero este alivio se marchaba cuando seguíamos y pasábamos de alto estos lugares. Fue entonces cuando llegamos a un edificio de apartamentos, de algunos 3 o 4 pisos de alto, ubicado en un sector de clase baja de nuestro país. Subimos las escaleras y al llegar al segundo piso, entramos al lugar más espantoso que había presenciado en mi vida.

No, no tenía sapos y lagartos disecados en las paredes, ni tampoco conejos o ratones siendo sacrificados, ni mucho menos una olla gigante donde mezclaban uñas y lenguas de animales para crear una posición mágica. Pero lo que si tenían, eran mas de 90 fotos distribuidas en todas las paredes del lugar, y de distintos tamaños, de un hombre a quien ellos consideraban una reencarnación divina, mientras un grupo de jóvenes, niños y adultos, meditaban, cantaban, bailaban y rezaban, repitiendo las palabras recitabas por este hombre, que también se encontraba hablando en la televisión.

¿Quién era ese personaje que se encontraba en más de 90 cuadros en el lugar donde estábamos, y que dirigía el culto a distancia a través de un video en VHS que se veía en la TV? (Por cierto, había un cuadro con una foto de Jesús en un lado del salón, y sino mal recuerdo, otra de María en otro lado).

El personaje en cuestión era Sai Baba. Un gurú de la india (bastante feo por cierto), que se considera la reencarnación de un dios hindú, y que sus seguidores proclaman tiene poderes sobrenaturales que incluye transportarse a varios lugares al mismo tiempo, y sanar enfermedades incurables.

De acuerdo a Wikipedia, existen más de 1,200 centros de meditación de Sai Baba en más de 114 países del mundo, y se estima que sus seguidores se aproximan a los 100 millones.

Algunas de las razones por las que Sai Baba tiene tantos seguidores, es porque estos centros de meditación no exigen compromisos de los miembros (van y vienen cuando quieren), y hacen mucha ayuda social desinteresada.

Para mí fue toda una sorpresa ver jóvenes y adultos dominicanos envueltos en esta secta.

¿Cómo pueden estas personas llegar tan bajo de poner su fe en un hombre que es como ellos mismos, de carne y hueso? (y feo por cierto!).

¿Cómo podemos arrodillarnos ante un ente similar a nosotros en necesidades y dependencias, para poner nuestras esperanzas en él?

Sino mal recuerdo, hace un tiempo escuché un sermón o leí un artículo donde se hacía referencia a Tal Brooke y su encuentro con Sai Baba (el mismo está descrito en su libro Avatar of Night), donde Tal Brooke hablaba de cuan sorprendido quedó cuando conoció a Sai Baba por primera vez, y este, sin conocerle, le hablo cosas de su vida. Pero como luego Brooke renunció a dicha secta, porque el vacío que sentía en su interior, seguía igual que antes de conocer a Sai Baba, y no fue hasta que conoció a Jesucristo que su vida se sintió completa.

Pero volviendo a nuestra historia, cuando llegamos al lugar, nos llevaron inmediatamente a saludar al líder del centro Sai Baba local. Este hombre nos saludó con una sonrisa, nos extendió la mano a cada uno de nosotros, y nos pidió que esperáramos sentados un rato.

Yo no sé qué pasó, pero el hombre nunca volvió. Se apartó unos minutos supuestamente a darse un baño, y nunca lo volvimos a ver. Yo no sé si fue que se encontró con mucho tránsito de regreso al lugar, o si se atemorizó del tamaño de mi biblia, y sabía que no solo le predicaría con ella sino que hasta le daría con ella si tocaba a mi papa. Pero algo pasó que nunca lo volvimos a ver. Yo pienso que fue Dios mismo que impidió que el volviera al lugar.

Luego de esperar algunos 60 o 90 minutos (para mi fueron años rodeados de fotos de un hombre sumamente feo!), mi padre decidió que no esperaría más e iniciamos nuestra viaje de regreso a la casa.

Minutos después, mientras conducía el vehículo de mi padre, tenía una incógnita que presentarle, y le pregunte:

- Papi, ¿qué tal si mañana aparece un hombre que tiene el poder de sanarte de este cáncer, pero te das cuenta que el mismo no obra de parte de Dios, te dejarías sanar...?

Mi padre no me dejo terminar mi pregunta, cuando me contestó:

- Ya lo he pensado Alex, y la respuesta es No.

Días después el hombre le envió un mensaje a mi padre, diciéndole que estaba dispuesto a visitarlo en su hogar, pero mi padre se negó a recibirlo (cumpliendo así su palabra).

Es probable que en la vida nos encontremos con personas que hagan milagros sobrenaturales delante de nuestros ojos, que sanen cáncer, conviertan palos en serpientes, o produzcan paz en medio de guerras, pero tengamos presente que esto solo traerá una satisfacción a una necesidad temporal, pero nunca curarán el pecado de nuestro corazón, ni tampoco nos abrirán el camino a la vida eterna con Dios.

Nuestra sociedad está tan enfocada en el ahora, que estamos dispuestos a sacrificar nuestra eternidad por un plato de estofado que satisfaga nuestra hambre actual, y no nos damos cuenta, que el mismo vacío que sentimos, aun satisfaciendo nuestros apetitos y deseos, es la señal de que nuestro ser jamás estará completo hasta que no rindamos nuestra vida por completo al señorio de Cristo y dejemos que él nos llene con su presencia.

Existen muchas religiones en el mundo, y muchos dioses creados por los hombres, pero solo un Dios verdadero y un solo camino para llegar a él. Jesús.

Mi padre nunca encontró cura a su enfermedad en este mundo, pero encontró la entrada al reino de Dios al entregar su vida a Cristo la noche antes de fallecer.

“Bien sabemos que en este mundo vivimos como en una tienda de campaña que un día será destruida. Pero en el cielo tenemos una casa permanente, construida por Dios y no por humanos. Mientras vivimos en este mundo, suspiramos por la casa donde viviremos para siempre. Sabemos que, cuando estemos allí, estaremos bien protegidos. Mientras vivimos en esta tienda de campaña que es nuestro cuerpo, nos sentimos muy tristes y cansados. Y no es que no queramos morir. Más bien, quisiéramos que nuestros cuerpos fueran transformados, y que lo que ha de morir se cambie por lo que vivirá para siempre. Dios nos preparó para ese cambio, y como prueba de que así lo hará nos dio el Espíritu Santo.

Por eso estamos siempre alegres. Sabemos que, mientras vivamos en este cuerpo, estaremos lejos del Señor. Pero aunque no lo podamos ver, confiamos en él. No nos sentimos tristes, aunque preferiríamos dejar este cuerpo para ir a vivir con el Señor. Por eso tratamos de obedecerlo, ya sea en esta vida o en la otra. Porque todos nosotros vamos a tener que presentarnos delante de Cristo, que es nuestro juez. Él juzgará lo que hicimos mientras vivíamos en este cuerpo, y decidirá si merecemos que nos premie o nos castigue.”

2 Corintios 5: 1-10 (Traducción en lenguaje actual)

1 comentario:

socrates dijo...

El sello del Espíritu Santo sobre los hijos del Altísimo, hace que el diablo huya de nosotros, pues es una marca distintiva de quienes han nacido de nuevo. ¡Y para colmo, andabas con la Espada de Verdad!, las Sagradas Escrituas.

Este individuo "Sai Baba", es un estafador y un vividor,la Biblia habla claro del caracter de estos individuos. En adición a esto, he tenido conversaciones con colegas indúes con quienes he trabajado...y todos ellos dicen que es un estafador.

Mi abuelo creía en este personaje, ya está doblegándose ante Cristo....

Fue lo mejor que pudo haber pasado, que este individuo no tocara a su padre, y sobre todo, que usted se encontrara ahí como ángel guardián puesto por Dios.

Dios le bendiga.

Sócrates Medina