Cambia mi visión

En los últimos años he estado asistiendo a un instituto bíblico, he asistido regularmente a mi iglesia y he leído habitualmente mi biblia y otros libros espirituales, mas sin embargo, cuando analizo mi vida y observo mi forma de actuar frente a las distintas circunstancias que se me presentan, noto que mis actuaciones no corresponden con alguien que tiene su mirada puesta en el reino de Dios, sino en lo terrenal. Eso ha conllevado a que en la últimas semanas mi clamor a Dios sea por un cambio de visión en mi vida, de manera tal que mi vista y mente estén constantemente enfocadas en su reino y no en las cosas de este mundo (Mt. 6:25-35, Col. 3:1-8).

Les comparto una canción que he escrito a Dios sobre este tema.

http://soundcloud.com/amoaines/cambia-mi-vision

Cambia mi Visión

Señor hoy te confieso

Que mi mente ha estado aquí

Que las cosas de este mundo

Sus afanes

Han guiado mi vivir

 

Señor hoy te confieso

Que mi vista ha estado aquí

Que las ofertas de este mundo

Y sus deleites

Han cautivado mi sentir

 

Coro:

Cambia mi visión

Que no esté en lo terrenal

Que mi mente esté arriba

Donde está Cristo sentado

En tu reino celestial

 

Cambia mi visión

Que no busque nada más

Que no sea estar contigo

Habitar en tu presencia

Hasta la eternidad

 

Señor a ti me rindo

Eres tú mi proveedor

Mi presente y mi futuro

Están seguros

En tus manos oh Señor

 

Señor a ti me rindo

En completa devoción

Recordando que estoy muerto

A este mundo

Pero vivo en ti Señor

  

Bridge:

Mi alma hoy te clama

Quiero conocerte

Que las cosas de este mundo

No esclavicen mi mente

Y que no busque más nada

Que no sea tenerte

Por siempre

 

Sobre la llegada de los sabios

Pero, ¿qué fue lo que les indujo a adorar? Porque ni era sobresaliente la Virgen, ni la casa distinguida, ni cualquier otra de las cosas que vieron eran aptas para sorprenderles o atraerlos. Más sin embargo, no sólo adoraron, sino que también "abrieron sus tesoros", y "ofrecieron regalos”, no como a un hombre, sino como a Dios. Porque el incienso y la mirra eran un símbolo de esto. ¿Que fue entonces lo que les indujo a salir de sus casas y recorrer tan largo camino? Fueron ambas cosas, la estrella, y la iluminación de Dios forjada en sus mentes, guiándolos poco a poco hacia el conocimiento más perfecto.


- Juan Crisóstomo (c.347-407), la homilía sobre Mateo 2:2

¿Una coexistencia pacífica?

Se cuenta la historia de un americano, durante los años de la Guerra Fría, que estaba de visita en un zoológico de Rusia. Estuvo acompañado por un oficial de turismo del gobierno comunista. El estadounidense se dirigió a un recinto de cristal enorme donde un gran oso estaba profundamente dormido. En las patas del oso se encontraba un corderito, el cual también se encontraba dormido. El estadounidense comentó: "Eso es impresionante”. El funcionario ruso contestó: "Sí, en Rusia es lo que llamamos una coexistencia pacífica”. "Bueno, ¿y cómo lo hacen?", preguntó el americano. El ruso le susurró: "Bueno, cada mañana tenemos que poner un nuevo corderito".

En la vida del creyente, especialmente de uno que desea ser un embajador de la pureza, no existe una coexistencia pacífica con la inmoralidad. Nunca ha existido.

Tomado del artículo “THE LAND IS FULL OF ADULTERERS” por Jim Cecy.

El desafío de nuestro caminar puro

“Una noche, alrededor de la medianoche, mientras mi esposa y mis hijos estaban durmiendo en el otro lado de la casa, estaba navegando por los canales del cable en la TV cuando me encontré con un número 900. . .. me decidí a llamar al número, completamente a sabiendas de que eso estaba mal. Después de escuchar a una chica en una grabación por unos cuatro o cinco minutos, escuché una puerta abrirse en mi casa. Ante el temor de que ser descubierto por mi esposa o por uno de mis hijos, rápidamente colgué el teléfono. Yo no sabía que el número 900 al que había llamado tenía un mínimo de diez minutos de consumo y una función de rellamada automática si menos de diez minutos habían transcurrido en la llamada telefónica. En consecuencia, el teléfono de mi casa sonó y mi esposa lo tomó en la extensión del dormitorio. Ella contestó la llamada y fue recibida por la seductora voz de una centerfold joven hablando de lo que le iba a hacer al hombre de sus sueños dentro una tina caliente. Mi esposa me llamó y me dijo: "¡Oye, es para ti, es tu puta!" y cerró con seguro la puerta del dormitorio. A la mañana siguiente, humillado, le pedí perdón a mi esposa y a Dios. La confianza es lo suficientemente dificil para construirse en un matrimonio, pero es tan fácil de derribarse.“

Este desprevenido hombre no estaba buscando activamente una oportunidad para canjear años de confianza matrimonial por unos momentos de insatisfacción en placeres ilícitos. La oportunidad vino a llamar a su puerta. Eso es lo que hace nuestro caminar de pureza en el día de hoy tan desafiante. El pecado está a la puerta de nuestras vidas. Se está convirtiendo cada vez más difícil no abrirle la puerta - incluso para el pueblo de Dios.

Tomado del artículo “THE LAND IS FULL OF ADULTERERS” por Jim Cecy.

¡No se trata de fantasías!

Vivimos en una "cultura pornográfica" en la que nos bombardean constantemente con tentaciones inmorales de todas las formas imaginables a través de los medios de comunicación. Nuevas compañías con filtros de Internet se están formando para ayudarnos en la lucha contra esta pornografía tan invasiva. Materiales sexualmente explícitos llenan nuestros correos electrónicos tratando de enredar aún más de nosotros. No es de extrañar por que le llaman “la web”.

Más allá de la cantidad estándar de imágenes sexuales ilícitas que recibimos, ahora se están ofreciendo nuevas oportunidades para la "ciber-infidelidades en las habitaciones electrónicas", y una serie de experiencias sexuales multisensoriales, todas carentes de contacto humano.

Algunos pueden argumentar que estas presentaciones explicitas sexuales son solo ficción - las expresiones de las fantasías del hombre. Pero hablemos de la realidad. No necesito abrumarte con otra montaña de las estadísticas sobre el número real de relaciones ilícitas, violaciones reales, casos reales de incesto y abuso sexual resultante en embarazos no deseados, casos reales de enfermedades de transmisión sexual y los crímenes reales de pasión.

¡No se trata de fantasías!

¡La innumerables historias de vidas destruidas no son ficción! Incluso la inevitable desilusión y decepción en esta nueva ola de desconexión sexual es cada vez más evidente.

Tomado del artículo “THE LAND IS FULL OF ADULTERERS” por Jim Cecy.