Comprometidos con tu Palabra.

Que nuestro compromiso con tu Palabra sea tan fuerte que ninguna ideología bonita pueda perturbarnos. En la actualidad hay miles de pensamientos y doctrinas, pero pocos encierran la verdad de tu Palabra. Que nuestra mente esté tan renovada con la Palabra de verdad que cualquier nota discrepante suene insoportable a nuestros oídos. No debemos ser tolerantes frente a la mentira, debemos de ser veraz en todo momento, y saber que seremos perseguidos en un mundo donde la mayoría corre desenfrenadamente tras sus propios conceptos y criterios de cómo tienen que ser y hacerse las cosas. Más nosotros corremos guiados por el autor y consumador de la Fe, Cristo Jesús quien derramó su preciosa sangre para que tengamos salvación y mientras estemos en éste mundo, ser luz y sal, anunciando tan valioso evangelio. Que nuestro corazón pueda decir como el salmo 119: Oh cuánto amo yo tu ley, todo el día medito en ella.

No hay comentarios: