Los límites de la justicia humana

Sobre la reciente noticia del presidente de los Estados Unidos sobre el asesinato de Osama bin Laden, Albert Mohler ha escrito un excelente artículo en su blog titulado: “El juicio que aún ha venir - La muerte de Osama bin Laden y los límites de la justicia humana”.

En el mismo el comenta lo siguiente:

“Existen dos aspectos preocupantes que siempre permanecerán. El primero es la celebración abierta realizada en las calles. Mientras nosotros debemos estar alegres de que esta amenaza ha sido removida, la muerte en si misma nunca debe ser un hecho de celebración. Este tipo de celebración apunta al peligro que representa la venganza como una emoción poderosa dentro del ser humano. La venganza no tiene lugar entre aquellos que honran la justicia. La justicia retributiva es la justica sobria, y la razón de esto es simple: Dios es capaz de realizar la venganza, lo cual es perfectamente fiel a su propia justica y perfección. Pero los seres humanos no lo son. Nosotros tendemos a errar en la medida de la justica cuando se trata de resolver nuestros propios reclamos. Todas las personas de buena voluntad deben estar contentas de que Bin Laden ya no es una amenaza personal, y que su muerte puede debilitar aún más los planes y aspiraciones terroristas. Pero la venganza no es una motivación digna de justica, y la celebración en las calles no es una respuesta digna.

El segundo aspecto preocupante es sólo una parte de lo que significa vivir en un mundo en el que la verdadera justicia es siempre difícil de alcanzar. Osama bin Laden está muerto, pero nosotros nunca tuvimos la satisfacción de verlo apresado, juzgado, condenado y sentenciado. Nos robaron la satisfacción de ver las pruebas contra él establecidas, y verlo responder al mundo sobre sus acciones y planes asesinos. Nos robaron de la satisfacción moral que viene por medio de un veredicto justo y claro, seguido por una sentencia justa y adecuada.

Pero, como siempre ocurre, nos quedamos con la sensación de que un tribunal superior sigue siendo necesario. Los cristianos saben que Osama bin Laden escapó al alcance de toda la justicia humana y a un juicio por sus crímenes, pero él no escapará a al juicio que está por venir. Bin Laden no escapará a su juicio ante el tribunal de Dios. Hasta entonces, la satisfacción debe ser lo suficientemente sobria para los que siguen en la tierra de los vivos.”

No hay comentarios: