Más seguro que nunca… ¿seguro?

“En el momento en que nos sentimos más seguros dentro de nosotros mismos, cuando estamos convencidos de que nuestra vida espiritual está más fuerte que nunca, nuestra doctrina más sólida, nuestra moral más pura y nuestra vida más estable, es cuando deberíamos estar más alerta ante el peligro y más dependientes de nuestro Señor. Cuando pensamos que hemos alcanzado un nuevo nivel espiritual es justo cuando podemos encontrarnos a nosotros mismos en un peligro mortal.”

Lies We Tell Ourselves: How to Say No to Temptation and Put an End to Compromise” Greg Laurie

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy de acuerdo con esto. Lo que sucede es que pensamos que estamos bien, que tenemos a Dios agarrado y bajamos nuestros brazos y nos descuidamos en el día a día en cuento a la oración y en cuanto amar el prójimo. Y es aquí donde está el peligro. Personalmente, a mi me pasa mucho que cuando siento que estoy bien con Dios, entonces inicio un proceso de desinterés por la oración, y aquí comienza el peligro. También me pasa lo contrario, cuando tengo algún problema fuerte es que oro más. La moraleja es ser siempre constante en la oración, sin importar que te vaya mal o bien, sin importar que estés enfermo o en salud, sin importar que tengas dinero o seas pobre, sin importar que recibas honores o deshonores de la sociedad.