¡Mírame a mi!

“Hace unos años mi hijo Jonathan estaba tomando lecciones de buceo. Había sido entrenado por unas horas el día anterior, y ahora había llegado el momento para que el instructor lo llevará a una inmersión real. Yo había sido certificado como buceador unos 10 años atrás, así que decidí ir con ellos. A medida que nos subíamos al barco y salíamos para la inmersión nos dimos cuenta de que las aguas estaban muy agitadas. Jonathan estaba un poco nervioso acerca de todo esto, debido a que las aguas estaban más calmadas el día anterior y a que él había realizado la mayor parte de su entrenamiento en una piscina. Ahora nos dirigíamos al océano real, donde las aguas estaban turbulentas.

Las aguas estaban tan ásperas que era un poco atemorizante. Cuando comenzamos nuestro descenso pude ver el pánico en los ojos de Jonathan y yo no sabía qué hacer, porque francamente, yo sentía un poco de miedo también. Pero el instructor lo manejó perfectamente, y le dijo a Jonathan:

- Mírame a mí en este momento.

Jonathan lo miró, y entonces el instructor le dijo:

- ¿Te acuerdas del entrenamiento que recibiste? Esto es lo que harás...

El instructor lo calmó. Jonathan se puso su regulador, y nos zambullimos en el agua. Inmediatamente todo estaba tranquilo y hermoso, y estábamos bien.

Nosotros tenemos que hacer lo mismo cuando nos enfrentamos a las dificultades o tentaciones en nuestras vidas. Simplemente tenemos que mirar a nuestro instructor, Jesús. Él está diciendo: “Mírame a mí. No te preocupes por las olas. No te preocupes por las circunstancias. No te preocupes acerca de las tentaciones. ¡Recuerda tu entrenamiento!".

Lies We Tell Ourselves: How to Say No to Temptation and Put an End to Compromise” Greg Laurie

1 comentario:

Rafael Emanuel Guerrero dijo...

Alex, que bendicion son para mi tus escritos que el Señor siga dandode esa pasion por escribir lo que has recibido y asi poder edificar a otros. Que Dios te bendiga y saludos a Ines. Te quiero mucho!!!