Es difícil obedecer a Dios

“Todas las cosas que Dios nos pide que hagamos son difíciles. ¿La razón? Si obedecemos a Dios, tenemos que desobedecernos a nosotros mismos, y es en este desobedecernos a nosotros mismos, en el que la dureza de obedecer a Dios consiste”.

Tullian Tchividjian, “Surprised by Grace: God's Relentless Pursuit of Rebels”, Kindle Location 443, Crossway Books, 2010.

No hay comentarios: