El cristianismo es para perdedores

La gente se ofendió cuando el magnate de los medios Ted Turner llamó al Cristianismo "una religión para perdedores" (el más tarde se disculpó por este comentario). Pero el hecho está, en que en cierto sentido, Ted Turner tenía toda la razón cuando realizó dicha afirmación. El cristianismo es para los perdedores.

Durante mucho tiempo los cristianos hemos dedicado tiempo, energía y dinero haciendo todo lo posible para convencer al mundo de que somos chéveres y ganadores. Y ser chévere en nuestro mundo significa ser tan prominente, próspero, inteligente y exitoso como cualquier otra persona. Basta solo con mirar cómo los cristianos se llenan de orgullo cuando una superestrella del deporte, un actor de cine o un político, profesa su fe. Es como si nosotros gritáramos al mundo: "¡Ves! Esta persona lo tiene todo, y es un creyente… Así que el cristianismo tiene que ser chévere." Queremos hacer desfiles de estas celebridades y su fe ante el mundo.

En su libro “Too Good to Be True” (Demasiado bueno para ser verdad), Michael Horton presenta la siguiente pregunta:

¿Ha visto usted alguna vez a un conserje ser entrevistado por su testimonio?.

La razón por la que no tenemos esas entrevistas es porque los conserjes que temen a Dios no representan la fuerza, la inteligencia, o el estilo atractivo para nuestra cultura. Ellos son vistos como personas menos valiosas que el actor famoso, la estrella del deporte, o el político en ascenso. Y nosotros como iglesia, hemos adoptado la misma categorización.

Sin embargo, el evangelio no es sólo para las súperestrellas, los ilustres y los legendarios, sino también para los perdedores y los derrotados. El evangelio es para aquellos que se han dado cuenta de que son incapaces de soportar el peso del mundo sobre sus hombros y de que no son dioses. Es para las personas que reconocen que sus vidas están en bancarrota si Dios no está presente. Es para aquellos que reconocen, que aunque están llenos de muchas deficiencias, Dios es más que suficiente.

Tullian Tchividjian, “Surprised by Grace: God's Relentless Pursuit of Rebels”, Kindle Location 1284, Crossway Books, 2010.

No hay comentarios: