Lo maravilloso del evangelio de Jesús

Si la palabra que nosotros predicamos es la de alcanzar una posible perfección, y la de justificación por obras, entonces cuando caemos nuestro testimonio cae con nosotros. Pero si lo que predicamos es sobre la sanidad de Crísto provista para nuestras vidas rotas y quebrantadas, y de nuestra incapacidad de tomar siquiera un aliento de respiración sino por la gracia de Dios, entonces, nuestra debilidad exalta a nuestro Dios y estamos funcionando como estábamos supuesto a hacerlo desde la fundación del mundo.

Andrew Peterson

No hay comentarios: