La promesa del cristianismo

El cristianismo no trata de imponer; el mismo propone. El evangelio es la gran propuesta: Vengan al banquete de bodas, uno y todos –blancos, negros, ricos, pobres, orientales, occidentales, musulmanes, judíos, cristianos– todos son bienvenidos, y nunca es demasiado tarde. Dios nunca deja fuera a ningún hombre o mujer, a ninguno. Por medio de su hijo, Jesucristo, el Padre nos lleva a su reino. Esta es la promesa que extiende a individuos y naciones por igual, un reino no para comer y beber, ni en el que hay ejércitos que marchan y espadas que chocan, sino un reino en el que disfrutaremos de justica, paz y alegría por siempre en el Espíritu Santo.

Charles Colson, “La Fe: Que creen los cristianos, por que lo creen, y por que es importante”, Editorial Vida (2008), p.273

No hay comentarios: