No nos atrevemos a ser pecadores

La comunidad de los piadosos no permite que uno sea un pecador. Por eso cada uno debe esconder su pecado de sí mismo y de la comunidad. No nos atrevemos a ser pecadores. Muchos cristianos se sienten irremediablemente horrorizados cuando un pecador real es descubierto abruptamente entre los justos. De esta manera nos manteemos solos con nuestro pecado, viviendo entre mentiras e hipocresía. El hecho es que ¡todos somos pecadores!

Dietrich Bonhoeffer, “Vida En Comunidad