La prueba de autenticidad de nuestro carácter

Cuando todo va bien, puede sobrevivir una apariencia de buen carácter y virtud. Cuando somos jóvenes y saludables y estamos rodeados de amigos que sostienen los mismos valores que nosotros, la virtud puede resultar fácil. Pero cuando llegan los tiempos difíciles, cuando nos falta salud, cuando nuestro negocio está en dificultades económicas, o nuestros sueños están deshechos, la virtud se puede desvanecer con el cambio de la fortuna. ¿A dónde nos lleva tal virtud cuando la incertidumbre de la vida se vuelve contra nosotros? ¿Cómo se sostiene cuando los mismos amigos que admiraban nuestra bondad nos han abandonado porque nuestra suerte ha sufrido un revés? Solamente entonces es puesta a prueba la autenticidad del verdadero carácter. Y solo entonces la fe auténtica producirá los resultados necesarios para atravesar la dificultad sin comprometer nuestro carácter.

- William Wilberforce, "Cristianismo Real", (Casa Creación, 2007), 104

No hay comentarios: